DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY PARA REGULAR LAS INSTITUCIONES DE TECNOLOGÍA FINANCIERA

Estimados Clientes y Amigos:

El pasado 9 de marzo de 2018 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (en adelante DOF) el Decreto por el que se expide la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (en adelante Ley Fintech), reformándose y adicionándose diversas disposiciones legales relacionadas con la misma.

Al respecto, señalamos que las disposiciones contenidas en dicho Decreto estarán vigentes a partir del día siguiente de su publicación en el DOF.

Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera

En este contexto, a continuación, encontrarán los aspectos más relevantes contenidos en la Ley Fintech.

El objeto de la Ley Fintech es regular los servicios financieros que prestan las instituciones de tecnología financiera (en adelante ITF), así como su organización, operación y funcionamiento y los servicios financieros sujetos a normatividad especial que sean ofrecidos o realizados por medios innovadores.

Para efectos de que las ITF cumplan con la Ley Fintech, serán supervisadas y vigiladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (en adelante CNBV) y por el Banco de México.

En este sentido, se crean dos tipos de ITF:

a) Las Instituciones de Financiamiento Colectivo, las cuales son aquellas que ponen en contacto directo a personas del público en general, a las cuales se les denominará solicitantes o inversionistas, con el fin de que entre ellas se otorguen financiamientos, ya sean de deuda, de capital o colectivo de copropiedad o regalías, realizados de manera habitual y profesional, a través de aplicaciones informáticas, interfaces, páginas de internet o cualquier otro medio de comunicación electrónica o digital.

Dichas instituciones tendrán prohibido asegurar retornos o rendimientos sobre la inversión realizada o garantizar el resultado o éxito de las inversiones.

Estas instituciones deberán cumplir con obligaciones estipuladas en la Ley Fintech, cuyos requisitos de cumplimiento estarán definidos en las disposiciones de carácter general que emita la CNBV para estos efectos.

b) Las Instituciones de Fondos de Pago Electrónico, las cuales son aquellas que prestarán servicios realizados con el público de manera habitual y profesional, consistentes en la emisión, administración, redención y transmisión de fondos de pago electrónico, por medio de ciertos actos, tales como la transferencia y entrega de activos virtuales, a través de aplicaciones informáticas, interfaces, páginas de internet o cualquier otro medio de comunicación electrónica o digital.

Ambas Instituciones deberán estar autorizadas por la CNBV para efecto de llevar a cabo sus actividades, previo acuerdo del Comité Interinstitucional, el cual es la instancia colegiada que estará integrada por servidores públicos, específicamente dos representantes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dos representantes del Banco de México y dos representantes de la CNBV, los cuales serán nombrados por los respectivos titulares de dichas autoridades financieras.

– Activos Virtuales

Un aspecto muy importante en la Ley Fintech, es que reconoce la capacidad de las Instituciones de Fondos de Pago Electrónico de operar con activos virtuales, mejor conocidas como criptomonedas (Bitcoins, Ethereum, entre otras), los cuales están considerados por dicha Ley como la representación de valor registrada electrónicamente y utilizada entre el público como medio de pago para todo tipo de actos jurídicos y cuya transferencia únicamente puede llevarse a cabo a través de medios electrónicos.

Asimismo, se precisa que en ningún caso se entenderá como activo virtual la moneda de curso legal en territorio nacional, las divisas ni cualquier otro activo denominado en moneda de curso legal o en divisas.

El Banco de México determinará mediante disposiciones de carácter general con que activos virtuales (criptomonedas) pueden operar las ITF, así como sus características, las condiciones y restricciones de las operaciones y demás actos que se puedan realizar con dichos activos. De igual forma, establecerá las medidas a las que deberán sujetarse las ITF para la custodia y control que sobre los activos virtuales ejerzan al realizar tales operaciones y actos.

Las ITF que operen con activos virtuales deberán divulgar a sus clientes, además de lo previsto en la Ley Fintech, los riesgos que existen por celebrar operaciones con dichos activos.

Por otro lado, se destaca que las instituciones de crédito podrán, con la previa autorización del Banco de México, realizar  operaciones con los activos virtuales que sean determinados por dicha institución mediante disposiciones de carácter general, las cuales estarán sujetas en cuanto a sus condiciones y restricciones, a las disposiciones de carácter general que para tal efecto emita el Banco de México.

En este sentido, es posible afirmar que el principal objetivo de la Ley Fintech al regular este tipo de monedas, es dar entrada a la modernización del sistema financiero mexicano, impulsando nuevos modelos de negocio, en un entorno competitivo y un régimen de divulgación de riesgos por virtud del cual las ITF se encuentren obligadas a difundir la información necesaria para que sus clientes identifiquen los riesgos que asumirán al momento de invertir o celebrar operaciones con ellas.

– Modelos Novedosos

Es importante mencionar que en la Ley Fintech, se incluye un apartado de “Modelos Novedosos”, cuyo término se refiere a aquella forma de prestación de servicios financieros que utilice herramientas o medios tecnológicos con modalidades distintas a las existentes en el mercado.

Las personas morales constituidas de conformidad con la legislación mercantil mexicana, distintas a las ITF, a las Entidades Financieras y a otros sujetos supervisados por alguna comisión reguladora o por el Banco de México, deberán obtener  autorización para que, mediante Modelos Novedosos lleven a cabo alguna actividad cuya realización requiere de una autorización, registro o concesión de conformidad con la Ley Fintech o por otra ley financiera.

– Personas que realizaban operaciones contenidas en la Ley Fintech con anterioridad a su entrada en vigor

Es importante señalar que aquellas personas que a la entrada en vigor de la Ley Fintech se encuentren realizando las actividades reguladas en la misma, deberán dar cumplimiento a la obligación de solicitar su autorización ante la CNBV en los términos en que se establezca en las disposiciones de carácter general que para tal efecto se emitan, en un plazo que no exceda de doce meses contado a partir de la entrada en vigor de estas disposiciones.

Dichas personas podrán continuar realizando tales actividades hasta en tanto la CNBV resuelva su solicitud, pero hasta en tanto no reciban la autorización respectiva deberán publicar en su página de internet o medio que utilice que la autorización para llevar a cabo dicha actividad se encuentra en trámite por lo que no es una actividad supervisada por las autoridades mexicanas. La CNBV negará la autorización cuando las personas respectivas incumplan la obligación de publicación antes señalada.

En caso de que las personas a que se refiere el párrafo anterior no soliciten su autorización en el plazo de doce meses previsto en dicho párrafo o no la obtengan una vez solicitada, éstas deberán abstenerse de continuar prestando sus servicios para la  celebración de nuevas operaciones y deberán realizar únicamente los actos tendientes a la conclusión o cesión de las operaciones existentes reguladas en la Ley Fintech, notificando a sus clientes dicha circunstancia y la forma en que se concluirán o cederán las operaciones.

Otras consideraciones

Para efectos de aplicar la Ley Fintech de forma adecuada, será necesario atender a las diversas disposiciones de carácter general que serán emitidas posteriormente por la CNBV, el Banco de México, y por otras autoridades, de acuerdo con los plazos establecidos en las disposiciones transitorias de dicha Ley.

Por último, se deberán tener en cuenta las diversas sanciones y delitos establecidos por la Ley Fintech, con el objeto de poder llevar a cabo las actividades y servicios previstos en la misma.

En relación con lo anterior, le informamos que nuestra Firma se encuentra capacitada para poderlos asesorar en el cumplimiento de esta nueva Ley, apoyarlos en la constitución de las instituciones reguladas en la misma, así como para la obtención de su autorización correspondiente y la evaluación de las posibles implicaciones fiscales que se derivarían de dichas operaciones.

Saludos cordiales,

Herbert Bettinger Barrios
Socio Director